Queda inaugurada la exposición “En sí, para ti, más allá” en el Institut Francés de Madrid

La exposición colectiva En sí, para ti, más allá, quedó inaugurada el jueves 22 de septiembre de 2022 en la Galería del 10 del Institut français de Madrid (C/ Marqués de la Ensenada, 10).

  • La exposición recoge el trabajo de Carmen AYALA MARÍN, Maxime BIOU, Nathalie BOURDREUX, Félix DESCHAMPS MAK, Eve MALHERBE, Laurent PROUX y Xie LEI, todos residentes recientes o actuales de la Casa de Velázquez – Académie de France à Madrid
  • Bajo el comisariado de María SANTOYO, esta muestra pictórica pone el foco en el resurgir de la nueva figuración entre los artistas emergentes
  • En sí, para ti, más allá estará abierta al público hasta el 21 de octubre, en la Galerie du 10 del Institut français de Madrid (C/ Marqués de la Ensenada, 10 – 28004 MADRID)
MARIA SANTOYO DELANTE DE CUADRO DE FELIX DESCHAMPS
MAK 1

María Santoyo, Comisaria de la exposición, delante de un lienzo de Félix Deschamps Mak

La exposición colectiva En sí, para ti, más allá, quedó oficialemente inaugurada anoche, durante un acto que reunió a más de 130 visitantes, entre los cuales unos artistas plásticos que acudieron para descubrir las obras de gran formato de los artistas de la Casa de Velázquez. El Consejero de Cooperación y de Acción Cultural de la Embajada de Francia en España, Director General del Institut français de España, Éric Tallon, abrió la exposición, tras una performance coreográfica de los bailarinesAgnes López Río y Isaac Montllor, integrantes de la Compañía nacional de danza. Dijo que «era un placer trabajar una vez más con l’Académie de France à Madrid / Casa de Velázquez, una institución con la que el Institut français de España cooperaba a lo largo del año en diferentes disciplinas, tanto en la parte artística con exposiciones, proyecciones de cine…, como en la parte de investigación en ciencias humanas y sociales«. Recalcó que la colaboración entre las dos instituciones en esta ocasión «había permitido proponer una exposición para pensar en la noción de humanidad por medio de pinturas figurativas«. Recordó al público que «la exposición permanecerá abierta hasta el 21 de octubre, y que ese mismo día, se organizará un cierre de exposición con una charla, un conversatorio entre María Santoyo y algunos artistas de la muestra«. También insistió en que «cada semana, se iban a organizar visitas guiadas gratuitas, en francés o en castellano, impartidas por mediadoras del Institut français de Madrid«. Terminó anunicando que «la Galerie du 10 ya estaba registrada en la web y la aplicación de Arte Madrid y que, de este modo, la exposición se convertía en una etapa de descubrimiento de las galerías del centro de Madrid«.

MARIA SANTOYO FABIENNE AGUADO
XIE LEI 1

María Santoyo, Fabienne Aguado y Xie Lei durante el acto de inauguración

Cada año, el Institut français de Madrid y la Casa de Velázquez celebran juntos la creación contemporánea con una exposición que presenta obras de antiguos y actuales residentes de la Académie de France à Madrid. Este año, invitaron a la comisaria María Santoyo para crear una exposición en torno al cuerpo y su representación en la pintura actual.

En los últimos años, la pintura figurativa ha conocido un resurgir entre las nuevas generaciones de artistas emergentes. Lejos del mero ejercicio académico, la representación del cuerpo y de la figura ha vuelto a cobrar su fuerza plena y entera, haciéndose eco de preguntas tanto existenciales como metapictóricas.

Los siete artistas que conforman la exposición, representan, cada uno a su manera, las múltiples facetas de esta nueva figuración. A Nathalie BourdreuxXie LeiEve MalherbeMaxime Biou y Carmen Ayala Marín –artistas residentes de la Casa de Velázquez entre 2016 y 2022– se sumaron Felix Deschamps Mak y Laurent Proux, ambos artistas de la nueva promoción 2022-2023, recién llegados a Madrid.

El resultado es una muestra donde el cuerpo, su representación y su simbolismo recogen cuestiones fundamentales de nuestros tiempos –resolutivamente movedizos y a veces convulsos– y que se concibe como una invitación a explorar los renovados caminos del arte pictórico.

María Santoyo, sobre la génesis de la exposición

María, ¿puedes presentarte y hablarnos de tu trayectoria profesional?

Soy María Santoyo, historiadora del arte de formación. He dedicado toda mi vida laboral trabajando en cultura, empezando en galerías de arte. Luego, trabajé en una empresa de gestión cultural, en una editorial, y desde 2014, llevo una actividad independiente: soy CEO de una empresa vinculada con el mundo cultural, educativo y también corporativo que se llama Curiosa. Mi reconocimiento ha venido por dos áreas: el comisariado de exposiciones, la dirección de proyectos expositivos, y culturales en general, y mi labor docente. Soy directora del Máster de fotografía de la Escuela Efti de Madrid.

¿Cómo surgió este proyecto con la Casa de Velázquez y cuál es son tu vínculo con esta institución?

Mi vínculo con la Casa de Velázquez se remonta a hace más de 20 años ya que mi primer proyecto de curaduría de mi carrera fue para la Casa de Velázquez. Fue de manera intermediada por una artista, Mayte Alonso, una escultora que había hecho una instalación para la Casa de Velázquez con un músico experimental. Me pidieron que hiciera el texto crítico. Mi relación más reciente con esta institución fue a través de Mery Sales, una residente de la Casa en el pasado curso, pintora, con la que tengo una muy buena relación y cuyo trabajo admiro muchísimo. Ella me pidió a título personal que colaborara con ella en el texto crítico del catálogo de los residentes de la casa de Velázquez que han terminado en el pasado mes de julio y que acaba de salir publicado. Luego, en un evento de presentación de su libro de artista, me presentó a Fabienne Aguado, la Directora de proyectos culturales de la Casa de Velázquez, y a raíz de este encentro, surgió esta colaboración. Para mí, este nuevo proyecto con la Casa de Velázquez es muy ilusionante, porque es verdad que me encuentro en un momento de plenitud profesional, donde mi trayectoria ya ha tenido un ritmo y está más asentada y poder a día de hoy colaborar en un proyecto curatorial con la Casa de Velázquez – que fue el lugar que acogió mi primer proyecto curatorial – también tiene un significado personal importante para mí.

¿Y tu vínculo con el Institut français de Madrid?

Con el Institut français de Madrid, no había hecho cosas directas hasta la fecha, pero es una institución con la que he tenido mucha relación por mi propia formación. Recibí una educación francesa: viví en Francia, cerca de París durante 8 años, pasando allí mi infancia. Luego continué mis estudios en el Liceo francés de Madrid, con lo cual el Institut français y la cultura francesa en general forman parte de mi vida. El Institut français de Madrid ha sido una referencia también para mí como usuaria: venía a la mediateca a estudiar. Hasta he venido a unos cursos de cocina hace mucho tiempo.

El Institut français de Madrid organiza cada año una exposición conjunta con la Casa de Velázquez. ¿Por qué la Casa de Velázquez te eligió como comisaria de la exposición?

A Fabienne Aguado le interesó mi aproximación a la obra de Mery Sales o mi aproximación en general a la obra de los artistas, con una mirada tal vez más transversal, que iba a cuestiones que no son puramente artísticas o puramente pictóricas. En mi ejercicio de la profesión, puede que sea lo que me caracterice en todos los proyectos que he desarrollado: la transversalidad y una mirada bastante amplia sobre el hecho cultural, que no me gusta analizar de una forma particularizada, en relación con su entorno directo. Para mí la pintura no es sólo pintura: tiene que ver con el entorno, con el arte en general. Siempre está conectado. Y me gusta analizar el arte como un hecho de vida y como un hecho conectado con la sociedad, con las inquietudes contemporáneas, con otras disciplinas, incluso con la cultura popular contemporánea. Creo que esta visión le interesó a Fabienne, también en esta ocasión la Casa de Velázquez quería lanzar una mirada que no fuese simplemente un colectiva de residentes, sino que de alguna manera arrojase una visión crítica más específica que aproximase al público la creación que se genera en la Casa de Velázquez, con un criterio institucional desde una perspectiva crítica, con una mirada, con un relato concreto. Creo que fue lo que les hizo recurrir a mí, y eso es lo que he pretendido con este proyecto. De alguna manera, es una colectiva de autores: todos tienen sus inquietudes individuales, pero al mismo tiempo, tienen en su trabajo unos valores comunes que hace pertinente esta exposición. También había una voluntad fuerte de apostar por esta renovación de la figuración pictórica que parece que es un hecho que es común al arte emergente en Europa. Y en general, hay una vuelta a la figuración pero no desde principios académicos sino más bien respondiendo a inquietudes que tienen que ver con la contemporaneidad y con cuestiones identitarias.

En la exposición, se ve el trabajo de 7 artistas. ¿Quién los eligió? ¿Participaste plenamente en la selección?

Había un punto de partida que era plantear una exposición de pintura figurativa, es decir que había un criterio establecido que restringía la búsqueda. Pero dentro de este criterio, sí que tuve cierta liberad. Dentro de ese ejercicio pictórico y dentro de la pintura, un pintura figurativa, había toda una serie de residentes recientes, tanto en la edición que yo conocí, como en la actual que acabamos de empezar, y anteriores, y dese ahí, pude elegir con liberad, tanto a los autores que finalmente iban a integrar la exposición, como las obras en particular, en colaboración directa con los artistas: ver qué disponibilidad de obras había, ajustándolo a un cierto discurso que sostenía el trabajo y con la colaboración y supervisión de la Casa de Velázquez. Ha sido un trabajo de encargo, pero dentro del marco que se me ha dado, y de esos límites concretos, al final fue un proyecto curatorial libre, en el que pude ejercer mi voluntad. De los 7 artistas, hay dos residentes actuales, Félix Deschamps Mak y Laurent Proux, y 5 artistas anteriores. Una fue residente en 2018, los demás son de la pasada edición. La obra más antigua es de 2017.

¿La artista más veterana ha asentado su carrera profesional tras su paso por la Casa de Velázquez?

Sí, es una artista que tiene un buen desarrollo profesional, que se dedica a la pintura, que tiene un reconocimiento. Pero incluso los residentes del año pasado como Maxime Biou, Xie Lei, o Eve Malherbe ya apuntan maneras, y los de este año que son Félix Deschamps Mak – muy jovencito -, y Laurent Proux, ya tienen unas exposiciones en otras galerías y unas trayectorias consolidadas. Félix Deschamps Mak tiene también algunas posibilidades en Los Ángeles. Son personas que están muy bien lanzadas y unos muy buenos artistas.

¿Qué va a descubrir el público al visitar la exposición?

Somos 15 obras en total, con unos formatos muy grandes. Fue una apuesta interesante trabajar con grandes formatos por dos motivos: el gran formato en pintura emergente es más difícil de ver porque normalmente los autores emergentes tienen experiencias expositivas en espacios pequeños, en galerías más modestas; así es cómo se empieza. El hecho de poder exponer en un espacio grande fue para ellos una gran oportunidad. Les permitió sacar obras que tenían almacenadas. Ha sido una apuesta por reforzar su maestría porque fueron capaces de abordar estos formatos grandes.   

En cuanto a técnicas, cada uno de los 7 artistas tiene su estilo propio, todas las obras son óleo sobre lienzo. Es una exposición que revindica la pintura. En todas las obras expuestas, debido al paso de los artistas por la Casa de Velázquez, se nota el impacto de la cultura pictórica disponible en Madrid. Del Museo del Prado hay una raíz y una mirada a los maestros clásicos que es definitiva, pero lo que es interesante es ver de qué manera estas técnicas y la pintura, como la principal de las Bellas Artes, como uno de los medios más consolidados y sin desplazar o sin rechazar la tradición pictórica, puede renovar los códigos como la manera de conectar con algún público, porque es totalmente contemporáneo el discurso. A mí, lo que me parece interesante de este elenco y de esta elección de obras, es que para el público, va a ser algo muy accesible, es decir que no se dirige a un público especializado en arte contemporáneo. Cualquier persona puede desplazarse y a cualquier edad además a ver la colección porque es pintura pura con su goce desde la virtud del ejercicio pictórico. Hasta en la capacidad de evocación de los colores, del cromatismo de algunos artistas que es muy fuerte, es una pintura muy evocadora que genera conexión directa con unos u otros: cada visitante tendrá sus preferencias. Pero lo interesante es comprobar hasta qué punto es un género absolutamente revitalizado y pertinente y en la era de las nuevas tecnologías, también se pueden decir las mismas cosas: el arte se sirve de todos los medios para conectar con el presente y esta muestra también lo hace.

¿Las obras se exponen por primera vez?

Hay dos obras inéditas que son totalmente realizadas para esta exposición: una de Xie Lei Vacations y otra de Eve Malherbe; las dos obras se hicieron este mismo verano. Luego, hay obras poco vistas que se han podido ver puntualmente en alguna galería en Francia. Para el público de Madrid, son obras inéditas. Los pintores son unos artistas consagrados que tienen un talento enorme.

Esther Soledad Esteban Castillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s