Martín Hägglund presenta “Esta vida”

A LA VENTA:  6-6-22


Esta vida, del profesor de Yale Martin Hägglun, es un iluminador ensayo filosófico y político que abarca tanto cuestiones existenciales fundamentales como algunos de los problemas sociales más acuciantes de nuestro tiempo.

Para Hägglun, el compromiso con la libertad y la democracia debe llevarnos más allá de la religión y el capitalismo: la libertad es inseparable de las condiciones económicas y materiales, y la fe, más que religiosa y eterna, ha de ser secular y, por tanto, dedicada a nuestra vida finita en común.

Bajo el paraguas emancipador de la vida secular, el filósofo sostiene que seremos capaces de transformar nuestra situación histórica ya que, en última instancia, lo que importa es cómo nos tratamos unos a otros, y qué hacemos con nuestro tiempo juntos.

Asimismo, en esta necesaria propuesta de transformación de la vida espiritual, Hägglun revisael significado de llorar a nuestros seres queridos, comprometerse y preocuparse por un mundo sostenible, y demuestra que los valores democráticos se ven mermados por la dependencia del trabajo asalariado.

En su defensa de un novedoso socialismo democrático, el autor sueco relee grandes filósofos como Aristóteles, Hegel y Marx, escritores literarios como Dante, Proust y Knausgaard, economistas políticos, como Mill, Keynes y Hayek, y pensadores religiosos como Agustín hasta Kierkegaard y Martin Luther King, Jr.
 


«Por supuesto, incluso si uno se identifica como creyente puede preocuparse profundamente por el destino de nuestra vida en la Tierra. Sin embargo, mi parecer es que si una persona se preocupa por nuestra forma de vida como un fin en sí mismo, está actuando sobre la base de la fe secular, incluso si se declara religiosa. La fe religiosa puede conllevar la obediencia a normas morales, pero no puede reconocer que el fin último de lo que hacemos —la razón máxima por la que importa cómo nos tratamos unos a otros y cómo tratamos a la Tierra— sea nuestra frágil vida en común. Desde una perspectiva religiosa, el fin último de lo que hacemos es servir a Dios u obtener la salvación, en lugar de ocuparnos de nuestra vida en común y de las futuras generaciones de las que somos responsables. En cuanto reconocemos que nuestra vida finita —y las generaciones que pueden proseguir con nuestro legado finito— es un fin en sí misma, explicitamos que nuestra fe es secular y no religiosa.»

Esther Soledad Esteban Castillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s