María Martinón-Torres presenta “Homo Imperfectus”

HOMO IMPERFECTUS, de MARÍA MARTINÓN-TORRES

FECHA DE PUBLICACIÓN: MIÉRCOLES 4 DE MAYO

¿Por qué seguimos enfermando a pesar de la evolución? ¿Por qué envejecemos? ¿No debían de triunfar las formas mejor adaptadas? ¿Por qué una especie que suponíamos hiperadaptada convive a diario con el sufrimiento? ¿Por qué no somos capaces de repararlo todo? ¿Por qué a lo largo de nuestra evolución no se han eliminado tantos defectos? ¿Es la selección natural una chapuza?

Una inteligente mirada al pasado de Homo sapiens que nos revela la importancia de nuestras fragilidades en la lucha por la supervivencia. A la luz de la teoría evolutiva, los grandes males del ser humano relatan la crónica de la lucha de nuestra especie por sobrevivir en un mundo cambiante.

«La enfermedad, la imperfección, lo que por convención se considera un defecto, puede arrojar tremenda luz sobre quiénes somos no solo a nivel individual, sino también como especie. Frente al interés que algunos pueden tener en construir un pasado ideal en el que nuestro linaje avanza triunfante, yo encuentro emoción y mérito en descubrir el pretérito imperfecto de Homo sapiens y cómo, con todos sus peros, nuestra especie sigue por aquí. No todos los episodios de la odisea sapiens son positivos, pero hasta de la enfermedad — la propia y la del prójimo— y de nuestra forma de enfrentarnos a ella es posible sacar algún triunfo.»

MARÍA MARTINÓN-TORRES

MARÍAMARTINÓN-TORRES

María Martinón-Torres, una de las paleoantropólogas más prestigiosas de España, directora del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana), se sirve de la medicina evolutiva para iluminarnos sobre la importancia de nuestras fragilidades en la lucha por la supervivencia de Homo Sapiens.

Este libro era la espina clavada en el corazón de una médica que se hizo paleoantropóloga: desde la evolucióny la medicina, María Martinón-Torres posee una visión muy personal sobre nuestra especie que sorprenderá a los lectores. «Creo que, metiéndole el dedo en la llaga, conseguiremos aflojar la tierra alrededor de las raíces de Homo sapiens, dejando al descubierto su retrato más auténtico y desnudo.»

Además del potente perfil de la autora y el enfoque único del proyecto, la lectura de este libro es una pura delicia: una narración literaria, llena de curiosidades y de referencias culturales que nos transporta al pasado y a la vida de nuestros ancestros mientras nos ilumina acerca de nosotros mismos en la actualidad. Un libro revelador que deja huella en el lector.

DICEN SOBRE EL LIBRO:

«María se saca la espinita, con este libro, de haber estudiado Medicina pero haberse dedicado a la Paleontropología de una manera brillante y contundente; su inteligencia, sensibilidad y sentido del humor nos trasportan por un riquísimo universo de conocimientos sobre el ser humano, sus enfermedades y su imperfección, pero también su brillantez y generosidad por el modo en que se ha enfrentado a ellas. Al terminar esta obra, usted se dará cuenta de que nunca podrá volver a sentirse enfermo de la misma manera.»

 PATRICIA FERNÁNDEZ DE LIS

El País

 «Con una prosa brillante y en un tono sencillo y desenfadado, la autora describe muchos de los problemas de salud que afectan a la humanidad. El libro dibuja un escenario paradójico, en el que la selección natural es incapaz de eliminar muchos de los males que afligen a una especie creadora de su propio medio y de su destino.»

JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO 

Codirector de los yacimientos de Atapuerca y Académico de la RAE

HOMO IMPERFECTUS invita al lector a inspeccionar los rincones más oscuros de nuestra biología —el envejecimiento, la ansiedad, el cáncer, las infecciones, los accidentes cardiovasculares, los cuadros neurodegenerativos, la violencia, el miedo a la muerte— con la esperanza de que la teoría evolutiva introduzca algo de luz por esas grietas. 

A lo largo de las páginas del libro veremos que muchas de las enfermedades que nos acorralan son la consecuencia de un desajuste entre el mundo nuevo que nosotros mismos hemos creado y una biología que evolucionó en un entorno completamente distinto. Nuestro cuerpo vive ajustándose y reajustándose a los nuevos estilos de vida, pero todavía arrastramos adaptaciones a amenazas que ya no existen o nos faltan defensas frente a enemigos nuevos. Seguimos evolucionando, sí, pero para un animal multicelular y complejo como el ser humano la evolución es una canción que se tararea en adagio, frente al prestotrepidante con el que Homo sapiens transforma el mundo. 

«Lo que a veces se antoja como un defecto de diseño, esconde, sin embargo, un beneficio cuya importancia ha superado el filtro de la selección natural. Muchas enfermedades son, pues, la solución de compromiso que ha encontrado nuestro cuerpo para atender todas las necesidades que entraña la aventura de estar vivo.»

HOMO IMPERFECTUS busca aportar una visión diferente sobre nuestro origen, incidiendo en una nueva manera de interpretar lo que hasta ahora se había catalogado, simplemente, como imperfecciones. El lector comprenderá que, lejos de retratarnos como seres débiles, las enfermedades y sus cicatrices son los renglones torcidos en los que se lee la historia de la solidaridad y la resiliencia humanas.

María Martinón-Torres extrae aprendizaje y enriquecimiento de una vivencia que clasificamos como negativa, que nos aproxima incluso al precipicio de la muerte, haciendo un malabarismo intelectual fascinante. «La consciencia de la fragilidad, de la finitud en el tiempo, de la vulnerabilidad, es el leitmotiv de la gran mayoría de las obras y decisiones de Homo sapiens.»

LA EVOLUCIÓN, EL PRETÉRITO IMPERFECTO

La evolución humana es una historia que se ha conta­do mayoritariamente en clave de éxitos, de incremento continuo de capacidades que culminan con un ser cuasi perfecto, dueño y señor del planeta a través de la adqui­sición de adaptaciones clave. 

Pero en ese retrato idealista de los humanos, ¿dónde queda la enfermedad?, ¿dónde los achaques, las imperfecciones? Si somos el producto de la evolución y la selección natural, parece difícil encajar el abanico de debilidades físicas y mentales que se despliegan en Homo sapiens.

HOMO IMPERFECTUS invita al lector a inspeccionar los rincones más oscuros de nuestra biología —el envejecimiento, la ansiedad, el cáncer, las infecciones, los accidentes cardiovasculares, los cuadros neurodegenerativos, la violencia, el miedo a la muerte— con la esperanza de que la teoría evolutiva introduzca algo de luz por esas grietas. 

A lo largo de las páginas del libro veremos que muchas de las enfermedades que nos acorralan son la consecuencia de un desajuste entre el mundo nuevo que nosotros mismos hemos creado y una biología que evolucionó en un entorno completamente distinto. Nuestro cuerpo vive ajustándose y reajustándose a los nuevos estilos de vida, pero todavía arrastramos adaptaciones a amenazas que ya no existen o nos faltan defensas frente a enemigos nuevos. Seguimos evolucionando, sí, pero para un animal multicelular y complejo como el ser humano la evolución es una canción que se tararea en adagio, frente al presto trepidante con el que Homo sapienstransforma el mundo. 

«Lo que a veces se antoja como un defecto de diseño, esconde, sin embargo, un beneficio cuya importancia ha superado el filtro de la selección natural. Muchas enfermedades son, pues, la solución de compromiso que ha encontrado nuestro cuerpo para atender todas las necesidades que entraña la aventura de estar vivo.»

HOMO IMPERFECTUS busca aportar una visión diferente sobre nuestro origen, incidiendo en una nueva manera de interpretar lo que hasta ahora se había catalogado, simplemente, como imperfecciones. El lector comprenderá que, lejos de retratarnos como seres débiles, las enfermedades y sus cicatrices son los renglones torcidos en los que se lee la historia de la solidaridad y la resiliencia humanas.

María Martinón-Torres extrae aprendizaje y enriquecimiento de una vivencia que clasificamos como negativa, que nos aproxima incluso al precipicio de la muerte, haciendo un malabarismo intelectual fascinante. «La consciencia de la fragilidad, de la finitud en el tiempo, de la vulnerabilidad, es el leitmotiv de la gran mayoría de las obras y decisiones de Homo sapiens.»

LA EVOLUCIÓN, EL PRETÉRITO IMPERFECTO

La evolución humana es una historia que se ha conta­do mayoritariamente en clave de éxitos, de incremento continuo de capacidades que culminan con un ser cuasi perfecto, dueño y señor del planeta a través de la adqui­sición de adaptaciones clave. 

Pero en ese retrato idealista de los humanos, ¿dónde queda la enfermedad?, ¿dónde los achaques, las imperfecciones? Si somos el producto de la evolución y la selección natural, parece difícil encajar el abanico de debilidades físicas y mentales que se despliegan en Homo sapiens

Desde esta nueva perspectiva, el lector descubrirá cuánto de lo que hoy percibimos como defectos o taras tiene sus raíces en nuestra lucha por la supervivencia. Desde los grandes cuadros infecciosos hasta los tumores, pasando por los trastornos neurodegenerativos, las alte­raciones del sueño, la ansiedad o las alergias, el análisis evolutivo de la enfermedad nos irá revelando aspectos claves de la estrategia adaptativa del ser humano.

POR QUÉ SEGUIMOS ENFERMANDO A PESAR DE LA EVOLUCIÓN

La realidad es que morimos de cuadros que, en su mayoría, podrían ser evitados o prevenidos relacionados con un estilo de vida que nosotros mismos hemos creado, pero nuestro cuerpo parece no responder. 

Por no hablar de nuestro sistema inmune. La humanidad está en jaque con la amenaza de infecciones y pandemias, pero, aparentemente, nuestras defensas pierden el tiempo atacando al propio cuerpo o disparando contra la diana equivocada. La incidencia de enfermedades autoinmunes y de alergias, lejos de desaparecer, está aumentando. ¿A qué viene todo esto?

Otra de las grandes amenazas vitales: los cánceres. A pesar de la investigación biomédi­ca, las cifras de tumores siguen aumentando. ¿Por qué nuestra biología no ha purgado esas mutaciones noci­vas? ¿Por qué no repara los tejidos dañados?

¿Y qué pasa con la adolescencia? A punto de entrar en la edad adulta, nuestra especie atraviesa una verdade­ra revolución biológica y conductual — que solo se da en Homo sapiens—, que se ha ligado a un riesgo aumentado de padecer cuadros depresivos o sufrir muertes traumáti­cas. Desde el punto de vista evolutivo, ¿no parece una temeridad?

Otro de los ejemplos que Martinón-Torres trata en el libro es el de la hipótesis de la abuela, acuñada por antropólogos estadounidenses: ¿por qué las mujeres viven tantos años si su periodo fértil se acaba relativamente tan pronto? Se ha demostrado que en las comunidades cazadoras recolectoras, no tener abuela puede significar un 40 % menos de supervivencia de los nietos. La hipótesis de la abuela plantea que la menopausia no es un signo de senescencia, sino que apareció como una estrategia adaptativa en beneficio del grupo. A lo largo de la evolución, el cese prematuro de la fertilidad femenina supuso la posibilidad de contar con una parte de la población que no se implicaba de forma directa en la reproducción pero contribuía a reducir la mortalidad infantil y juvenil a través del cuidado de sus nietos. Todo ello implicó un beneficio trascendental para la especie.     

También HOMO IMPERFECTUS trata de la gran incidencia de cuadros de ansiedad, de fobias y trastornos del sueño que agobian a la sociedad de hoy. ¿Por qué la evolución no afina en la regula­ción de un órgano tan importante como el cerebro? ¿Por qué, en vez de ajustar su funcionamiento, nos atosiga con cosas tan absurdas como vivir sabiendo que vamos a mo­rirnos si no hay nada que podamos hacer al respecto? ¿No es esto una tortura maquiavélica que la selección natural inflige al ser humano?

Nuestro cuerpo es el resultado de cientos de miles, de millones de años de evolución, durante los cuales ha ido ajustándose y adaptándose a un entorno que nuestra capacidad tecnológica ha transformado radicalmente. Algu­nos trastornos son herencias del pasado, reflejo de adap­taciones que se han quedado obsoletas, de defensas contra peligros que ya no existen. 

La selección es lenta, o por lo menos no lo suficientemente rápida como para adaptarse a tiempo a esos nuevos retos. Así, algunos cuadros reflejarán la falta de protección frente a amenazas que son nuevas. Comprobaremos que otras patologías son la consecuencia del desacoplamiento entre nuestra biología y los nuevos ambientes a los que nos enfrentamos, entre aquello para lo que estábamos adaptados y las exigencias de un entorno diferente.

En definitiva, un tema que merecía la pena ser contado, una forma de vernos a nosotros mismos en la que acaso algún lector pueda encontrar cierto confort, una perspectiva que puede ayudarnos a querer un poco más a Homo sapiens, a quien últimamen­te le llueven goles por todas partes.

HOMO IMPERFECTUS trata de reconstruir la semblanza de nuestra especie a través del relato de sus temores, sus zozobras y sus fallos; de construir su patobiografía, es decir, la biografía de sus padecimientos. El lector descubrirá que la forma en que un homínido enferma lo delata. La enfermedad ayuda a perfilar lo esencial.

HOMO IMPERFECTUS

UN PASEO POR EL ÍNDICE

La sombra del ciprés. Sobre morirse

La utilidad de la muerte

Costes y beneficios

Con la muerte en los talones

Ley de vida. Sobre la vejez

Larga vida a los abuelos

De pulpos, hormigas y superorganismos

Cien años sin soledad

Juan sin miedo. Sobre el miedo y la ansiedad

Miedos comunes

La maldición de ser listo

La hiperexcitabilidad

Thinking outside the box

Funes el memorioso. Sobre los trastornos del sueño

Exceso de vigilia

Alondras y lechuzas

Historias para no dormir

No es país para viejos. Sobre el cáncer

El principio

¿Cosas de la edad?

No es país para niños

Sacarle la lengua al verdugo

Vidas paralelas. Sobre infecciones y pandemias

De ataques y contraataques

El as en la manga

¿Pero por qué nosotros?

Aviso, internautas

La soledad del corredor de fondo. Sobre la adolescencia

A cámara lenta

¿Monos asesinos?

El precio de la amistad

El guardián entre el centeno

Hansel y Gretel. Sobre la alimentación 

Cuestión de tripas 

La gula 

Aquí no se tira nada 

Gamarjous

El bosque animado. Sobre toxinas y alergias 

En la variedad está el gusto 

¿La princesa y el guisante? 

De microbiota y parásitos 

Paraísos asfaltados

El señor de las moscas. Sobre la violencia 

Un mundo feliz 

El principito y el zorro 

Kintsugi

El retrato de Dorian Gray. Sobre la consciencia de la muerte 

Mtoto, el niño querido

Química, emoción y cerebro

Empatía e introspección

Temponautas

María Martinón-Torres (Ourense, 1974) es doctora europea en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela y está especializada en Evolución Humana por la Universidad de Bristol y en Antropología Forense por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es la directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) y catedrática honoraria del Departamento de Antropología de la University College London. Es miembro del Equipo de Investigación de Atapuerca desde 1998 y coinvestigadora principal del Proyecto Atapuerca desde 2019. Autora de numerosas publicaciones científicas, sus trabajos están entre los más citados internacionalmente en su campo.
Ha impartido un centenar de conferencias en instituciones de todo el mundo y en 2019 se convirtió en la primera española en recibir la Medalla Rivers Memorial del Royal Anthropological Institute de Gran Bretaña e Irlanda (RAI).

Esther Soledad Esteban Castillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s