Magüi Mira regresa con Molly Bloom

Magüi Mira, actriz y directora, referente de la escena española, encarna sin filtro ni mordaza al mítico personaje del «Ulises» de  James Joyce. Se apodera de sus palabras cien años después para convertirlas en un arma de libertad de las mujeres del siglo XXI

Tres espectáculos dirigidos por Magüi Mira: “Los Mojigatos” protagonizada por Gabino Diego; “El Abrazo” por María Galiana, y “Adiós, dueño mío”, la obra de María de Zayas, por la que ha recibido el Premio de las Artes Escénicas Valencianas a la Mejor Dirección del Año, están de gira por España. En estos momentos rueda «VENUS» dirigida por Jaume Balagueró. Premio Málaga 2021 de Teatro por toda su trayectoria, Magüi, actriz y directora incombustible llega ahora al escenario del Teatro Quique San Francisco de Madrid.

En 1980 Magüi Mira cautivó al público y a la crítica con su mítica interpretación de Molly Bloom. Hoy, las mismas palabras escritas por Joyce, vuelven a ser interpretadas por Magüi Mira que, con sus 77 años, nos acerca a una Molly nueva, insólita, ingobernable y sensible al trato injusto que recibe la mujer.
Molly Bloom vive una noche de insomnio en su vieja cama de hierro. Su pensamiento libre y privado vuela con humor y sin pudor hasta sus más profundos deseos. Molly, inteligente y salvaje, desea su  derecho a ser satisfecha sexualmente, desea su derecho a ser valorada como artista, exige su espacio en ese mundo rígido de principios del siglo XX  donde  Joyce la hizo nacer.  
Esta producción de Mirández Producciones y Pentación espectáculos, con una valiente dramaturgia y dirección de Marta Torres y Magüi Mira, podrá verse en el Teatro Quique San Francisco de Madrid, del 12 de enero al 6 de febrero, de miércoles a sábados a las 20:00h y domingos a las 19:00h, antes de empezar su gira por el territorio nacional.

LO QUE HOY DICE LA CRÍTICA:   “Magüi Mira está extraordinaria. Inmoviliza con su narración en el asiento obligando a una atención máxima desde las susurrantes palabras iniciales”.
“Enorme en esa visión del universo femenino que deja huella y obliga a no olvidar el pasado”.
«El humor de la actriz nos trae el deseo de libertad como fuente y empoderamiento de la mujer frente a los hábitos masculinos». José Vicente Peiró, Las Provincias. Noviembre 2021

LO QUE DIJO LA CRÍTICA


«Una soberbia creación de Magüi Mira de alta temperatura erótica. Es imposible imaginar a Molly Bloom con otros rasgos». Juan Ignacio García Garzón 
«Una gran actriz sin fecha de caducidad. Una espléndida creación de Magüi Mira». Eduardo Haro Teglen
«Conmovedora Magüi Mira. Venturosamente procaz y perturbadora. Magüi Mira y Molly Bloom son inmortales». Javier Villán

TODAS LAS MUJERES SOMOS LA MISMA MUJER


Qué es una mujer, se preguntaba seguramente James Joyce cuando escribió el último capítulo de su Ulises. 24.000 palabras. Sin puntos ni comas. Y como un hombre osado entró en el pensamiento de Molly. Pensamiento que definió arrollador y tembloroso de pura contradicción. Y cuando consiguió publicarlo en 1922, hoy hace 100 años, sus lectores se dieron de bruces con una Molly inabarcable, inclasificable, una mujer que no podían encapsular, como tampoco a la condición femenina.


Una mujer casada no podía pensar así. Se horrorizaron ante la desvergüenza de una mujer que recorría las calles de su vida a tropezones, vida que ella sabía inexplicablemente injusta. Sus gritos conmovedores, por la urgente necesidad de oxígeno limpio, zarandearon el alma de muchas mujeres y de muchos hombres que entonces leyeron ávidamente la novela esencial del siglo XX: el Ulises de Joyce.  

Hoy las palabras de Molly Bloom permanecen intactas, pero el mundo se mueve y se transforma. Ahora puedo entender su resignación como una generosa aceptación del deseo insatisfecho de ser amada. Molly acepta la vida de mujer que sostiene el mundo, fuerza imparable de la madre naturaleza, de la madre tierra.

Molly es un espíritu libre y puro, que no se somete al control y al abuso masculino. Molly es una voz directa y limpia que habla de otra vida posible en la que ella quiere su espacio. Molly tiene los ojos cansados de las mujeres que han transitado años de su vida, la vida de las mujeres hembras, que amamos, parimos, y amamantamos a hijos, padres, amantes… Molly dice SÍ a la vida. Con un humor descarado y sabio. Y por eso, hoy, su capacidad de provocación es más impactante. De ahí nace su apabullante belleza.  Magüi Mira

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s