Crítica Familia Camino

SOBRE la OBRA

Qué más podría pasar cuando estás a punto de perder tu casa y tu negocio? Que tu mujer te pida el divorcio. Ya… ¿pero qué más? Tener que volver a tu casa natal para cuidar de tu anciana madre, que está sola y seguro que se cae y se rompe algo… ¿Por qué está sola? Porque tu anciano padre se ha caído y se lo han llevado al hospital. ¿Cómo puedo parar mi embargo y acompañar a mi madre al baño a la vez? Contratando a una cuidadora. Ya… ¿pero y si la cuidadora crea más problemas de los que resuelve?.

Padre, madre, hijo y cuidadora vivirán una experiencia que cambiará su futuro y la manera de relacionarse con los seres queridos.

¿Estamos preparados para cuidar de nuestros mayores? La obra ofrece un manual para vencer nuestro egoísmo y dar lo mejor de nosotros a quien ya no puede recompensarnos más que con una simple mirada de agradecimiento.

SOBRE el ESPECTÁCULO

El sentido del humor es la tabla de salvación que propone Familia Camino para lidiar, de una manera soportable, con las emociones que provoca la familia. Esta obra supone el regreso de César Camino a la sala Cándido Lara pero esta vez desde la dramaturgia y la dirección.

¿Se puede uno reír con la vejez, la enfermedad y la malísima relación entre un padre y un hijo? Sí, si es dentro tu propia familia.

El texto echa mano de recuerdos muy personales para contar una historia autobiográfica, pero rebosa lugares comunes con los que sentirse identificado. Un humor cómplice, sutil, sin estridencias envuelve la obra y nos distancia lo suficiente para poder apreciar el inmenso amor que prevalece en un matrimonio tras cincuenta años de convivencia.

Gabriel Olivares, otro habitual de la casa, produce esta tragicomedia que cuenta en el reparto con la veteranía de Tina Sainz y Eloy Arenas y la comicidad de Carmen Flores Sandoval y César Camino.

Crítica

La familia camino llega al teatro Lara para hacernos reflexionar sobre la familia, la vejez y el paso de la vida que quizás muchas veces es más rápido de lo que queremos o esperamos, de estar con las personas que queremos y aprender a lidiar con los defectos ajenos y con las manías que tan locos pueden volvernos…

Un elenco extraordinario que nos da una especie de lección de vida en las tablas del Lara muy recomendable para espectadores de todas las edades, ya que no solamente pasaremos ratos muy cómicos sino que también nos tocarán la fibra.

A veces las enfermedades y el paso de los años nos dejan huellas y marcas que duelen no solo exteriormente sino también en nuestro interior, las familias y los amigos se van separando y se van creando brechas que ya tienen una difícil solución y cuando nos damos cuenta o queremos volver atrás ya es prácticamente imposible y la naturaleza y la ley de vida se llevan esas oportunidades y sueños perdidos.

Eloy Arenas y Tina Sainz hacen un dúo entrañable que rebosan profesionalidad a la par que magia escénica, muy bien acompañados por César Camino que sigue la réplica a la perfección y demuestra que domina tanto la comedia como el drama en todo momento, sin olvidar destacar también la gran aparición de Carmen Flores Sandoval, todo ello muy bien armonizado por la dirección de Gabriel Olivares.

Una obra diferente a lo habitual pero totalmente recomendable que no os debéis perder, seguro que la familia Camino os cautivará.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s