Crítica La habitación de María

Sinopsis

La célebre escritora Isabel Chacón cumple hoy 80 años. La flamante ganadora del Premio Planeta, que no pudo recoger en persona por la agorafobia que sufre, celebra hoy su aniversario sin ningún tipo de acto público, ni familiar, como viene siendo habitual en los últimos años.

Son 43 años en concreto los que Chacón lleva recluída en su domicilio por su condición, la planta 47 de un rascacielos madrileño que ha convertido en su fortaleza y donde todo lo que necesita (comida, ropa, medicamentos…) le es llevado a casa. Esa noche se produce un incendio y todos los inquilinos son obligados a evacuar el inmueble. Pero para Isabel esto es imposible, sencillamente «no puede» salir de casa.

A medida que las llamas van llegando a la azotea, exactamente durante 75 minutos, Isabel tendrá que tomar la decisión más importante de su vida afrontando con un inteligente sentido del humor sus miedos, sus fantasmas, y todos los traumas de su vida que le han llevado a esta encrucijada, antes de que sea demasiado tarde…

Reparto

Concha Velasco

Ficha artística

Autor: Manuel Martínez Velasco

Diseño escenografía e iluminación: Paco Leal

Espacio Sonoro: Arsenio Fernandez

Edición de Video: Antonio Durán y David Cortázar

Video escena: Bruno Praena

Primer Ayte de Direccion: Jorge Torres

Segundo Ayte de Dirección: César Diéguez

Jefe de Produccion: Pablo Garrido

Jefe Tecnico: David P. Arnedo

Ayte de Producción: Carolina Morocho

Voz Luccio: Salvador Vidal

Presentadora: Flora López

Reporteros: Eduardo Joaquin Ramiro, Jorge Torres, Marcos De la Rosa y Pablo Vélez

Fotografía: Sergio Parra

Diseño gráfico: David Sueiro

Productor: Jesús Cimarro

Dirección: José Carlos Plaza

Una producción de Pentación Espectáculos

Crítica

La habitación de María reúne todos los elementos para que una obra pueda triunfar: un buen texto y una buena dirección, una gran conexión con el público y una artista ya consagrada que hace que el teatro se rinda a sus pies, tanto las tablas como el público.

El tema de la obra es perfecto para estos tiempos, donde la libertad y las ataduras que nos ponemos a nosotros mismos son la esencia de la función. La protagonista de la función se encuentra atrapada en su piso desde hace años por una enfermedad, en este caso agorafobia, y durante el día de su cumpleaños que aparentaba ser un día normal y muy rutinario, su vida da un giro de trescientos sesenta y cinco y grados, ante el cuál tendrá que decidir si superar sus miedos y ataduras o no superar ese día, reflexionando a la vez sobre su vida y todo lo que ha vivido y de cara al futuro, además de mostrar que de un día para otro no sabemos las sorpresas y desafíos que nos puede traer la vida, tanto para bien como para mal.

El texto consigue que en numerosos momentos de la función podamos vernos reflejados en sus pensamientos y forma de sentir, ya que a veces no podemos controlar nuestra vida y la vida termina pasando y a veces ya es demasiado tarde para recuperar lo perdido, además de poder reponernos de nuestros males y fantasmas pasados y escapar de la cárcel que nos hemos impuesto a nosotros mismos.

Con la única compañía de un teléfono, una televisión, un ordenador y su pájaro, Chacón va haciendo un recuerdo de sus momentos más importantes a la vez que le planta cara a todos sus fantasmas, duela lo que duela. Recuerda con añoranza a su madre, a su gran amor, a su mejor amiga… indicando con nostalgia que mientras los que más ha querido ya se han ido, ella sigue en el mismo lugar. Como ella bien dice, la vida y los lugares en los que hemos estado se van componiendo de pedacitos de nosotros que vamos dejando en ellos y ya nada vuelve a ser lo mismo. Destacamos sin embargo como momentos brillantes de pura comedia los encuentros televisivos y telefónicos con la periodista que le quiere entrevistar o bien los momentos más “tecnológicos” con el asistente de voz que podréis disfrutar en la obra.

Sin duda una obra que a pesar de ser un monólogo, resulta muy dinámico y divertido a la par que emocionante, en un precioso escenario de gran capacidad y que simula el piso perfecto, surge esta obra que conecta con el público desde el primer minuto y consigue cambiar de estado de ánimo en un segundo.

Uno de los teatros más reconocidos de Madrid, el teatro Reina Victoria, se acerca al público en un momento más que delicado y complicado pero consigue que con el arte podamos volar y olvidarnos de todo lo que nos rodea y nos regala esta carta de amor de Manuel Martínez Velasco a su madre Concha Velasco donde ayuda a que podamos volver a conocer su mejor versión teatral con un increíble texto, todo ello con la mejor ayuda de la dirección de José Carlos Plaza y la producción de Jesús Cimarro.

Si queréis descubrir que esconde la habitación de María, no os perdáis esta función, no os arrepentiréis.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s