Un mundo convulso, nuevo coloquio de la Fundación Wellington

_L5P2112BAJA.JPG
Bajo el título “Un Mundo Convulso”, la Fundación Wellington celebró un nuevo coloquio, dentro de su ya conocido ciclo, para analizar desde diferentes perspectivas los grandes retos políticos, tecnológicos, económicos y sociales que afronta la comunidad internacional y generar un debate interno entre el público ante el discurso de los ponentes.
En esta ocasión, los ponentes fueron el embajador de España D. Inocencio Arias, el periodista D. Luis Herrero y el economista D. Daniel Lacalle. Dña. Cristina Moratiel, Presidente de la Fundación Wellington, inauguró el acto planteando las claves del coloquio: “A pesar de estar viviendo una época de desarrollo tecnológico, de crecimiento generalizado y sostenible en casi todo el mundo, el neoproteccionismo de Trump, la guerra comercial con China, el Brexit o el radicalismo medioambiental, entre otros factores, están generando una crisis de graves consecuencias políticas y sociales”.
Doña Ana Samboal, comenzó el debate poniendo sobre la mesa las siguientes cuestiones: La manipulación informativa, los episodios de protestas violentas vividas en distintos países o el resurgir de los populismos. “¿En el mundo convulso en el que vivimos, las democracias son más vulnerables a la manipulación de la opinión pública?.
El encargado de abrir el Coloquio fue D. Inocencio Arias. Para el embajador, 1989, año en el que se produjo la caída del muro de Berlín y los sucesos de la plaza de Tianamen, supuso un punto de inflexión en la historia de Europa: “Globalmente estamos mejor, hay menos pobreza en el mundo, más clase media, mayor igualdad entre hombres y mujeres… Pero, en contra de lo que se creía cuando se desplomó la URSS, el mundo no es una balsa de aceite, sigue agitado y la rivalidad entre grandes potencias no ha desaparecido”.
Son tres las grandes amenazas actuales a las que nos enfrentamos: “el terrorismo, los ciberataques en internet capaces de influir en la política de los países y la inmigración”. Desde aquella fecha hasta hoy, EE.UU. sigue siendo potencia económica, política, cultural y militar, pero como explicaba el diplomático, “su papel se ha desdibujado no solo por la figura de Trump, sino porque han emergido nuevos protagonistas”. China, el mayor exportador del mundo, potencia económica y demográfica, comienza a tomar fuerza en sus reivindicaciones territoriales. Mientras tanto, “Europa se ha desinflado, está totalmente dividida en las cuestiones importantes, además de haberse olvidado por completo del papel de la ONU, que nació para hacer la paz, frenar guerras y el
sufrimiento de las naciones”. “Muchos políticos ven que se les escapa el poder y se agarran al sentimiento nacionalista del ciudadano, activándolo y generando una sensación de peligro.
Para el economista D. Daniel Lacalle, nos encontramos en un mundo predecible, en el que se produjo un “error de diagnóstico y un exceso de optimismo” a nivel político y económico. Como consecuencia de ello, la solución, fue buscar un enemigo exterior: la guerra comercial, Trump y el Brexit. “Aquello que nosotros llamábamos crecimiento y libre comercio era apalancarse al crecimiento de China, para el que todos los países le permitieron el control de capitales, la no separación de poderes y no respetar la propiedad intelectual”. Este hecho, unido a la independencia energética de EE.UU, nos da una idea del paralelismo de ambas potencias en su tendencia proteccionista. En medio de todo ello, aseguró “el daño colateral somos nosotros.
En la UE no hay gigantes tecnológicos, ni una gran cantidad de propiedad intelectual , ni de recursos”.
Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid
D. Luis Herrero, manifestó que Rusia juega un papel esencial en la actual sociedad mundial:
“su modelo de liderazgo,
basado en la apelación directa a cuestiones emocionales, no
ideológicas; la amenaza del terrorismo islámico, que Putin interpreta como una amenaza a la
integridad territorial rusa, no global; y, por último, las ciberguerras, lideradas por hackers
dispuestos a cambiar regímenes políticos”; y manifestó el “cabreo” de la gente: “hay sensación
de desprotección, los sistemas políticos amparan poco, tenemos las expectativas más altas que
nunca y queremos aspirar a cosas que no creíamos que estarían a nuestro alcance”.
Las conclusiones del debate predijeron un futuro positivo, aunque con la necesidad de afianzar
algunos valores que parecen tambalearse: “. Por su parte, D. Daniel Lacalle aseguraba que “no
podemos pensar en progreso, crecimiento y empleo si nos olvidamos de factores como la
competencia o la obsolescencia. Son necesarios para alcanzar el bienestar, pero será un
progreso exponencial”. D. Luis Herrero afirmó que: ̈Rusia seguirá teniendo en el futuro un
papel muy relevante en la sociedad internacional, como potencia no integrada a través de una
política nacionalista por parte de Putin muy similar a la que aplica Donald Trump en EEUU,
̈América Firts ̈.Cerró el coloquio D. Inocencio Arias, quien no duda que dentro de20 años
habrá más clase media, menos pobreza, mayor igualdad de género… “aunque en España,
tengo alguna duda”.
Al finalizar el acto tuvo lugar un cóctel-cena, en el que los más de 300 asistentes, tuvieron la
oportunidad de continuar el Coloquio de forma más direct

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s