Entrevista a Miguel Sosa por El pequeño libro de las curiosidades

portada_el-pequeno-libro-de-las-curiosidades_miguel-sosa-lazaro_201802221020

Todo el mundo sabe cuántas palabras componen El Quijote, por qué se canta el alirón, cómo se llama la bandera pirata o cuántos nombres propios emplea Joaquín Sabina en sus canciones. Pero si no lo sabes, éste es tu libro: el arma anticuñao definitiva.

Un libro con miscelánea de saberes diversos, incluye bibliografía y weblografía.

1_¿Cuáles han sido las mayores curiosidades de tu vida, o al menos alguna? 

La curiosidad es vecina de la creatividad, siempre me atrajeron la una y la otra.

2_¿Has podido dar respuesta a algunas de ellas con este libro?

El libro responde a decenas y decenas de preguntas que te has hecho alguna vez y que no te has hecho otras veces. Por ejemplo, un lingote de oro pesa más de 12 kilos, el Retiro tiene 18 puertas o la única letra que no figura en la tabla periódica de elementos químicos es la J.

3_¿Crees que la curiosidad mató al gato o que es mejor saciar la curiosidad pase lo que pase y le pese a quien le pese?

Todos hemos hecho esa afirmación alguna vez cayendo en el mismo error: La curiosidad no mató al gato; se trata de una traducción pervertida del dicho inglés care kills a cat. Con el tiempo, la palabra care (precaución) se cambió por curiosity (curiosidad). El significado real viene a decir: Demasiada cautela mató al gato. O como dijo Sabina: morirse debe ser dejar de caminar.

4_¿El curioso nace o se hace?

El curioso nace, claro. El hombre es curioso por naturaleza, esto es, de nacimiento, venimos con ese equipamiento de serie. ¿Crees que habría que despertar las mentes al saber y a la curiosidad o es algo que debe seguir su propio flujo y llegar al conocimiento si debe ocurrir o si no es mejor dejarlo pasar?Por un lado la tecnología acabó con la teoría del conocimiento y por otro lado lo que nos diferencia de los animales es que nuestra curiosidad no se sacia con la edad, a diferencia, por citar un ejemplo conocido, de los grandes felinos que son curiosos, pero solo en su etapa de cachorros). Sí, la curiosidad estimula el conocimiento y por tanto nos acerca a la erudición. Como casi todo, es cuestión de entrenamiento. Y de afición. Y viceversa.

5_¿Cuáles fueron tus mejores armas al formar parte del equipo de la Compañía de Teatro Clásico?

Tenía 27 años cuando fungí como su director de promoción y prensa. Me recuerdo como una persona curiosa, imaginativa y con ganas de hacer cosas diferentes. Todo cuanto hice fue en sintonía con Adolfo Marsillach, quien desde luego imprimió a la CNTC una forma de acercarse a los clásicos.  ¿Crees que la curiosidad, el cambio y las novedades son algo bueno a la hora de revisitar una obra clásica o lo clásico debe quedarse tal y como está?Renovarse o morir. La curiosidad, el cambio y las novedades son buenos para todo. Cuesta, pero compensa. No obstante, nos toparemos con misoneístas: personas hostiles a las novedades. Lo más práctico es dejarlos por imposibles. Me asombra encontrarme con personas que rechazan el uso del móvil. Es como rechazar el uso del hacha en el paleolítico. El móvil es el hacha del futuro y el futuro ya está aquí.

6_¿Qué recuerdas del Festival de Otoño de Madrid?

Estuve allí entre 1984 y 1988, las cinco primeras ediciones. Para hacerse una idea de lo ciclópeo de nuestro trabajo baste recordar que la Comunidad de Madrid se creó en 1982 y solo dos años después clausuramos la I edición con la Filarmónica de Viena dirigida por Leonard Bernstein. Guardo el mismo recuerdo de ese trabajo como de otros: la íntima satisfacción del trabajo bien hecho. Con mis aciertos y mis errores, pero trabajando a fondo. Eso pasa mucho en la administración pública, aunque la fama no acompañe.

7_¿Viviste la movida madrileña?

¿Algún recuerdo que quieras compartir de aquellos años? Desde luego. Diría que la movida fue una combinación de artes escénicas, plásticas y musicales con un factor común: la diversión. El recuerdo que tengo sobre todo es que nos echamos a la calle y la disfrutamos.

8_¿Podrías recomendarme un libro, una película, una canción y una obra de teatro?

Libro: “La oveja negra y demás fábulas”, de Augusto Monterroso.

Película: “El padrino”.

Una canción: Cualquiera de Joaquín Sabina.

Una obra de teatro: “Mahabharata”, dirigida por Peter Brook

9_¿Algo más por añadir o por reflejar en la entrevista?

Hummm: La tilde de esa eñe de la palabra añadir recibe el nombre de virgulilla, por añadir algo.

10_¿Para cerrar la entrevista, cuál es tu curiosidad favorita del libro?

Aquella en la que señalo la dirección postal de Papá Noel, lo que permite que cualquier niño del mundo le escriba una carta en su propio idioma y reciba respuesta del mismo Santa Claus. Disfruto adivinando los ojos de ese niño al abrir el buzón y encontrarse una carta remitida por una persona tan importante y desde tan lejos.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s