Entrevista a María Fernández por El pequeño libro que hará grande tu vida

IMG_9969_recortada.jpg

 

Muchas veces nos respaldamos en excusas, desconocemos la forma de cambiar nuestra dinámica, no nos sentimos capaces de asumir los costes, albergamos un conflicto interior, o simplemente tenemos miedo al fracaso o incluso al propio éxito. El pequeño libro que hará grande tu vida generará un punto y aparte abriéndote las puertas a una nueva realidad. Esa vida que tanto anhelabas, más plena y rica, más satisfactoria y sobre todo más coherente contigo mismo. Te darás el permiso de brillar y volar mucho más alto de lo que hubieras imaginado. Desde esa perspectiva podrás, así, enriquecer la vida de otros y dejar finalmente tu huella. María Fernández te invita a ser consciente de que sólo tienes una oportunidad y ésta se llama “vida”, y te reta a preguntarte qué quieres hacer con ella.

1_Cómo ha sido para ti escribir este libro y el proceso que conlleva hasta su lanzamiento como profesional y cómo te ha afectado personalmente?

El libro lo escribí en nueve meses, y durante ese período su escritura era mi única obsesión. El pequeño libro que hará grande tu vida era lo primero que pensaba al despertarme y lo último al acostarme. A veces incluso me levantaba a media noche a apuntar una idea que me venía a la cabeza.

Y, a nivel personal, este libro nace de mi necesidad de dejar un legado, de querer ayudar y enriquecer la vida de los demás, más allá de mi círculo cercano de amigos, familia y clientes.

El mayor regalo que he recibido a raíz de la publicación de El pequeño libro que hará grande tu vida han sido los emails que he recibido y sigo recibiendo de lectores cuyas vidas han cambiado a partir de esas páginas.

2_Crees que la suerte y las circunstancias influyen negativamente en nuestros objetivos de una manera decisiva o pese a ello podemos superarlas y salir bien parados finalmente?

Yo no creo en la suerte. Simplemente hay circunstancias positivas y circunstancias negativas. Al igual que hay vientos favorables y vientos en contra. Pero incluso con un viento en contra puedes navegar. Cualquier marinero sabe esto.  Puedes navegar en zigzag y utilizar ese viento para seguir avanzando. Por supuesto que, con un viento favorable vas más rápido, pero un buen marinero tiene que saber navegar también con vientos contrarios.

Y lo mismo pasa en nuestra vida.

Podemos pasar por momentos buenos y momentos no tan buenos. Pero es en los segundos en donde nos forjamos como personas mucho más fuertes, resilientes, sabias y en ocasiones más felices.

Por eso en El pequeño libro que hará grande tu vida dedico bastante espacio a los obstáculos. Porque de nosotros depende que un obstáculo nos tire hacia atrás e incluso nos hunda, o que aprovechemos ese aparente retroceso-que nos proporciona esa obstáculo-y lo utilicemos como propulsor de nuestro cambio.

Pasa lo mismo con las flechas. Las flechas solo se lanzan llevándolas previamente hacia atrás. Cuanto mayor es el retroceso y la tensión de la flecha, mayor será el empuje con el que nos propulsemos hacia delante alcanzando lo que queremos: nuestro objetivo. Y, sobre todo, nuestra plenitud, felicidad o éxito.

Hay un capítulo que se llama EL EFECTO ESTIÉRCOL, y habla de cómo transformar los marrones que la vida nos manda (digo marrones por no llamarlos de otra forma. Es un eufemismo) y hacer estiércol con ellos.

Las bellas flores de loto nacen de los lodazales, y se dice que cuanto más profundo es el lodazal, más bella es la flor.

Somos el resultado de las pruebas que la vida nos manda. Somos el resultado de nuestra superación. Y parte de nuestro brillo, de nuestra sabiduría y nuestra capacidad de disfrutar de las cosas viene de ahí.

Mi padre una vez escucho la siguiente frase: No hay nada peor que haberlo pasado mal pero no hay nada mejor que haberlo pasado mal.

Tenemos que aprender a ser menos “lloricas”. Basta con encender el telediario para ver lo AFORTUNADOS que somos.

La felicidad no está en la mente, está en un lugar mucho más profundo. Está en nuestras almas, y en el poder apreciar y mirar y contemplar las bellezas que hay en la vida, que son tantas.

La sonrisa de un niño, la naturaleza, el perfume de un bosque, la victoria después de una derrota, el calor de una casa, una conversación mágica con alguien, ayudar o sonreír a un desconocido.

Por otra parte, también es verdad que hay circunstancias negativas y adversidades que nos desafían considerablemente, pero el verdadero entrenamiento de la vida es ése:  superarlas, remontar y fortalecernos, y paradójicamente hacernos más humanos. Darnos cuenta de la vulnerabilidad intrínseca del ser humano, pero a su vez de su inmenso poder de transformar las circunstancias y sobre todo a SI MISMOS. Somos vulnerables e inmensamente poderosos al mismo tiempo, y eso es lo que hace extraordinario al ser humano.

NOSOTROS NO SOMOS NUESTRAS CIRCUNTANCIAS. SOMOS LO QUE HACEMOS CON NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS.

LAS CIRCUNSTANCIAS PUEDEN SER CONDICIONANTES, PERO NUNCA DETERMINANTES.

3_Crees en los imposibles siendo realistas o crees que solamente hay objetivos más complicados, pero no absolutamente imposibles al cien por cien?

Lo segundo, sin lugar a dudas. “Imposible” es una etiqueta que sólo vive en nuestra mente. Menos mal que personas como Marie Curie, Alan Turing, Valentina Tereshkova, Albert Einstein, Thomas Alva Edison, Rosa Parks no tenían esas palabras en su vocabulario ni en sus cabezas.

Creo que hay muy pocas cosas que son imposibles, si detrás hay trabajo, absoluta dedicación, determinación, confianza, pasión y fe en ello; pero, sobre todo, si estás dispuesto a asumir casi cualquier coste por obtener ese beneficio. Si estás en ese estado de determinación obsesiva hay muy pocas cosas que se te pueden resistir. Pero, claro ¡has de estar en ese estado!

No son las metas las que no son realistas, son los plazos que nos ponemos para alcanzarlas las que a veces no lo son.

Creo que hay un gran porcentaje que se puede conseguir. Vivimos arrastrando los pies. Y como no nos esforzamos lo suficiente, decimos que es “imposible”. Y así, nos eximimos de responsabilidad -y dormimos tranquilos por las noches-. Pero, debemos de ser honestos con nosotros mismos y saber que nos estamos contando una milonga.

El realismo esta sobre valorado. Soy de la filosofía que debemos ponernos metas más o menos grandes para obligarnos a desafiarnos y a buscar recursos que creíamos no tener. El mayor premio que obtendremos será nuestro crecimiento, más que la meta.

Y si no lo conseguimos, no pasa nada. NO CONOZCO A NADIE QUE SE HAYA MUERTO DE FRUSTRACIÓN.

Les Brown dice: Apunta a la luna y si fallas al menos habrás llegado a las estrellas.

4_Algún caso que quieras resaltarnos o bien algún sueño cumplido tuyo personal que siempre hubieses dado por inalcanzable?

Nunca he dado nada por inalcanzable.

Y siempre he creído en mí misma, por encima de las voces ajenas.

Mi propia historia con el coaching:

Yo antes trabajaba en el sector del turismo en el extranjero, tenía un sueldo fijo al mes y viajaba por toda Europa. Me gustaba el trabajo con el que me había casado, pero mi amor platónico era el coaching y el mundo del desarrollo personal. Así que durante los primeros años intentaba compaginar mi trabajo con mi formación en coaching. Hasta que un buen día decidí volverme a España y dedicarme al 100% a mi pasión. Para ello, dejé mi trabajo, vendí mi coche y pedí un préstamo para “extra-formarme”. Lo aposté todo a una sola carta y además quemé mis naves. Pasé momentos muy duros, y mi entorno me aconsejaba que volviera a lo de antes, lo seguro. Hoy volvería a repetir lo que hice mil veces. Mi trabajo actual hace que mi vida profesional y personal tenga un propósito. Siento que uso todas mis capacidades y las empleo en enriquecer la vida de los demás. ¿Qué más se puede pedir?

Los obstáculos que nos encontramos son pruebas para que nos demos cuenta de cuánto queremos esa meta, y hasta dónde estamos dispuestos a llegar por ella.

¿Quién dijo fácil?

5_Comentas que habría que eliminar el término fracaso, ¿cuál sería tu forma de cambiarle de término o cómo le darías la vuelta?

La palabra “fracaso” tiene una connotación apocalíptica, de “no solución” y de punto y final. Nos lleva a un callejón sin salida.  En vez de “fracaso” prefiero llamarle “error”. El error es mucho más esperanzador. Tiene una connotación de “caso aislado”, algo que ha salido mal, pero que no desencadena el fin del mundo ni supone una letra escarlata para el resto de nuestros días. El error es un punto y aparte. Sólo una mancha en un mar de posibilidades. Pero, sobre todo, es un escalón para el aprendizaje.

Solemos aprender más de las experiencias negativas que de las positivas. Por eso hemos de apreciar el aprendizaje como la compensación de dicho error. Para mí el único “fracaso” que existe es el de algo que nunca se empieza.

Es interesante elegir las palabras que queremos usar en nuestro día a día. No es igual coleccionar “fracasos” que “errores”. La forma que elegimos de hablarnos muestra más o menos respeto (y benevolencia) hacia nosotros mismos, y hacia quienes nos rodean.

6_Algún caso de superación que creas digno de nombrar?*

Muchos.

Te hablaré del último. Una mujer de unos cincuenta y pico años. Síndrome del nido vacío y sin trabajar. Empezaba a perder ilusión por su día a día y a victimizarse. Después de un par de sesiones de coaching, esta mujer encontró una nueva linea de negocio: hace tupper waresde “comida de mamá” a personas que tienen poco tiempo para cocinar, solteros/as que trabajan mucho, emprendedores o estudiantes. Es un tipo de comida sana, a un precio asequibles. Y además te lo lleva a casa o a la oficina. Sólo en el primer mes ganó unos 800€

Y lo más importante: Se ha vitalizado. Ha cambiado su forma de relacionarse consigo mismo, ya no se victimiza por acontecimientos pasados desagradables, no da espacio a pensamientos negativos, ha recuperado la ilusión por su día a día, ha hecho las paces con la soledad y ahora la percibe como su aliada. Por otra parte, su actitud positiva hace que no deje de estar conociendo a personas de todo tipo. En menos de un mes ha cambiado la relación que tenía con sus hijos, con su ex marido y con su familia. Está llena de vida y emplea un tipo de comunicación conciliadora pero firme y segura. ¡Es un gustazo verla!

7_Recomiendas seguir cada capítulo en el orden que el lector crea o bien el orden que ya trae y la labor de coaching que se puede tener con el método?

Puedes leer El pequeño libro que hará grande tu vida en aleatorio e ir leyendo los capítulos que te vayan pareciendo más sugerentes. O puedes leer el libro de principio a fin, haciendo todos los ejercicios y respondiéndote a todas las preguntas que te formulo en su interior. De esa forma serás capaz de generar un proceso de transformación dentro de ti. Porque te voy a enfrentar a ti mismo, a tus miedos, a tus anhelos y a tu propósito de esta vida. Va a ser muy difícil que te quedes indiferente. Vas a querer hacer de tu vida algo extraordinario desde la primera página.

8_A quién le recomendarías este libro y su aplicación?

A aquellas personas que saben en su fuero interno que pueden dar más de sí mismas, a las que están hambrientas por conseguir un objetivo -pero que por alguna razón todavía no lo están llegando a él-, a quienes necesiten quitarse un miedo para ir más rápido hacia sus metas, a quienes no sólo quieran superarse si no también a quienes deseen estar bien relacionados, tener unas relaciones personales enriquecedoras y verdaderas, y vivir ¡una vida autentica!

9_Futuras metas y deseos para este libro? Algo más por añadir?

Que El pequeño libro que hará grande tu vida transforme al mayor número de personas.

 Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s