Crítica de Il Barbiere di Siviglia

CRÍTICA: IL BARBIERE DI SIVIGLIA

13944659343162-0-680x276

 

Il Barbieri Di Siviglia llega al teatro Reina Victoria de Madrid como la segunda “entrega” de la compañía Ópera de Madrid que está acercando las mejores obras líricas a todo tipo de público en un espacio cercano, impresionante, con un elenco magnífico, un vestuario aportado por Cornejo increíble y que no podría haber sido mejor y con grandes dosis de sensibilidad y tablas artísticas.

 

A lo largo de tres actos podremos disfrutar de una historia de amor regada por un toque cómico clásico que también hará unos cuantos guiños a nuestra época actual. Un título que carece de una enorme dificultad, ya que toda la belleza que esconde esta ópera de Rossini también tiene todas las desventajas de que si no se interpreta bien y se transmite el mensaje que se busca con la comedia adecuada, puede hacer caer al espectador en el aburrimiento o en la decepción.

 

La mezzosoprano Joana Thomé me sorprendió gratamente por su dulzura, su picardia escénica, su sentido del humor y su voz armónica que entraba perfectamente en el juego, superando con nota este examen y dejando a una buena altura un personaje tan rico como este, que nos regala grandes momentos con el juego que se trae con su compañero “el médico” y también la historia romántica en la que se ve envuelta.

 

Carlos Andrade se mete en la piel del barbero Fígaro, aportando una presencia escénica imponente unida a su fuerza vocálica y sus dotes interpretativas, ya que su personaje requiere varios matices que logra superar a la perfección, cayendo en gracia al espectador, algo que no es para nada sencillo.

 

No podíamos olvidarnos de Ángel Álvarez que nos sorprende con todos los giros que da su personaje y todas las personalidades que le toca adoptar, incluyendo también la transformación vocal que realiza para ello, pero hace una demostración magistral mostrándonos sus dotes vocales e interpretativas, que también hay que decir que nos sacó más de una sonrisa. El resto del reparto también merece halagos y un reconocimiento, ya que nadie resulta ser “la oveja negra” del elenco.

 

También destacamos a José Fabra como director de la orquesta, que con un coro muy seleccionado y eficiente a la perfección, nos emocionó en todo momento con su Escena de la Tormenta o la Obertura haciendo gala de una exquisitez admirable. Juan Manuel Cifuentes ha logrado crear un ambiente muy bueno transportándonos a una gran Sevilla que no os dejará indiferentes.

 

La obra no recae en su ritmo, pero destacamos el segundo acto como nuestro favorito, pero insistimos en que tiene tanto un gran comienzo como un final que le hace justicia al resto de la obra. En el público pudimos ver tanto a personas jóvenes como adultas, pero destacando el público de mayor edad.

 

Ya disfrutamos sin duda con “Rigoletto” y estamos ya contando los días para degustar “La Bohéme” en un teatro tan romántico y especial como este.

 

 

Esther Esteban, Madrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s